jueves, mayo 29, 2008

Concepciones diversas sobre lo que es la identidad y el compromiso con el discurso escrito

Leí en La Jornada de la Red del 28 de mayo del año en curso, http://www.jornada.unam.mx/2008/05/28/index.php?section=opinion&article=012a1pol
una interesante confrontación -entre Jaime Sánchez Susarrey y Juventino Castro y Castro- que me remite al tema de mi tesis doctoral de abril, 2008: La identidad könkáak/seri: Mecanismos discursivos en la construcción de una identidad. Desde ahí hago algunas apreciaciones sobre dos concepciones diversas sobre lo que es la identidad.

Jaime Sánchez Susarrey parte de una concepción intimista de la identidad que lo lleva a afirmar ‘Los órdenes jurídicos sirven para ordenar (bien o mal) la vida política, económica y social de un pueblo, pero no otorgan ni mucho menos imponen una identidad cultural o nacional’. En esta afirmación, la relación de la persona con lo escrito es algo externo y con escaso compromiso personal.

La respuesta de Juventino Castro y Castro parte de una concepción de identidad que se construye en la relación mutua, explicitándose en el quehacer y en el discurso oral y escrito; y se explicita en la medida en que se compromete con lo dicho o lo escrito. De ahí las frases:
- ‘nuestra Constitución Política, además de ser Ley Suprema, contiene las bases de nuestra identidad. A su vez esos idearios se redactan en pactos’
- ‘los principios esenciales de la nación’
- ‘principios mexicanos que nos distinguen y nos integran como una identidad nacional dentro del concierto internacional’
- ‘la Constitución ordena a los nacionales e impone a los extranjeros como signo distintivo de la especial identidad mexicana’

Para la concepción intimista, el discurso ‘no otorga ni mucho menos impone una identidad’ porque parte del presupuesto equivocado que la identidad no entra en una relación mutua que la configura y la expresa pero es importante apuntar que sin esa relación mutua ‘la identidad’ no tiene posibilidad de existir. Respecto a la identidad indígena, eso es precisamente lo que se hizo desde el discurso inicial, negarle la existencia en el discurso y con ello la identidad toda y no fue sino hasta 1992 que se le reconoció esa presencia/identidad capaz de derechos y deberes.

En cambio para la identidad relacional, la frase del Dr. Castro y Castro: ‘se plasma debido a la existencia de una especificidad colectiva que identifica a los componentes de esas naciones y une a sus pueblos dentro de una patria común la que hemos conformado a través de la lucha por nuestras mejores causas y los idearios que adoptamos dentro de ellas’ expresa claramente el presupuesto de la concepción de una identidad generada en la relación mutua que implica un compromiso con lo expresado en el discurso.

Dr. Jorge Martínez
Hermosillo, Sonora 29 mayo 2008

No hay comentarios.: